martes, 4 de noviembre de 2008

Una buena tarde en el ruedo

Aquí os dejo unas instantáneas del sábado pasado. Txus y su gente nos invitaron a disfrutar de una auténtica velada musical desde uno de los palcos.


Estaba a rebosar el Palacio Vistalegre, pero Olatz supo encontrar el huequecito perfecto desde donde deleitamos todos los allí presentes, Raúl Shogún incluido recién llegado desde Salamanca, cada una de las notas del pentagrama de los Mägo de Oz.


Si tenéis la oportunidad, no os los perdáis en directo. La puesta en escena es espectacular, incluida la performance que han preparado en esta gira. A continuación os dejo la crónica de Juan Novo para Antena3 Noticias...

Mago de Oz volvió a agitar en Madrid su varita mágica en forma de guitarras eléctricas, flautas y violines. Sus seguidores, muy fieles y ajenos a modas y campañas publicitarias, se entregaron en un concierto en el que embrujo fue absoluto. El sonido de Mago de Oz es un sello personal que les identifica entre un millón. Nadie como ellos combina la dureza de las guitarras del rock duro con la dulzura de la flauta y los violines. Su estilo ha recibido muchos nombres, pero ellos huyen de las etiquetas.

Aseguran que hacen sólo música. "Es evidente que venimos del heavy metal, pero hay algo más", explica Txus di Fellatio, componente del Mago de Oz. Es ese "algo más" lo que les ha ayudado a tener un público fiel, como la aficion del Atlético de Madrid, dicen, seguidores que hablan de ellos con entusiasmo. El sábado por la noche tocaron en Madrid. Los pelos largos de los rockeros se mezclaban con los amantes de la música celta. Es su sello personal, un sonido dificil de confundir.

1 comentario:

Crónicas de Sepelaci dijo...

Madre mía que dos...
Si es que no os perdeis una, calamares.
Un (envidioso) saludín